Luis Benítez – Manhattan Song. Cinci poeme occidentale

Manhattan songLos cinco „poemas occidentales” del poeta argentino Luis Benítez, importante representante de la poesía sudamericana (“Una tarde el el Jurásico”, “El Hudson”, “Cinco contrapuntos para Erasmo de Rotterdam”, “Garbo’s Building”, “Una borrachera de Pico de la Mirándola”) ofrecen al lector una imagen real de un mundo superficial donde el universo existencial del ser humano se pierde en los fragmentos dispersos de un espejo delante del cual el hombre contemporáneo se encuentra de cara a una alteridad sin sentido.

Maniobrando con destreza por entre los meandros estilísticos de un suprarrealismo pictórico, las imágenes llenas de color de Luis Benítez, que chocan más allá de la palabra, constituyen un fresco aparentemente desprovisto de unidad, pero que deja entrever, como en un palimpsesto, el drama de los contrastes que la civilización moderna pone en luz por medio de un absurdo cotidiano cada vez más incontrolable. Muy elaborados, pero sin caer en libresco, los versos del poeta argentino no se pueden leer en una llave común. Más allá de la sutilidad de la metáfora, ellos se entrelacen muchas veces paradójicamente dando a luz un laberinto que el juego caótico de luces y sombras hace, a veces, imposible de explorar.

Luis BenitezAsí, como en un torbellino alucinante, Homero, Virgilio, Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro, el profeta Amón, los personajes de la “Tempestad” shakespeariana, Caliban y Ariel, Edgar Poe, Greta Garbo, Alceste, Washington y Lincoln, al lado de muchos personajes más o menos desconocidos o ignorados y cotidianos, se dan la mano en una zarabanda de Walpurgis en la pesadilla de la cual la condición humana se pierde hasta la aniquilación: “La condición humana es como un pequeño cocodrilo, Erasmo, / Hay quien lo lleva en su bolsillo y cuidadosamente / Sólo mete la mano cuando es rigurosamente necesario: / Hay quien cree que lo tira lejos // El animalito vuelve más grande el año entrante /Y arrasa los edificios a su paso/ Con el imperativo de vengar la ingratitud // Sobre esto: Alguno se quedó con la baraja/ De uno u otro lado va a despedirse de sus días /Con un gruñido bajo// Pero mientras tanto: /No hay por qué quejarse despierto/ De las miradas que toleramos en sueños /Aturdidos de jengibre como Amón el Profeta/ Como Amón el Profeta que ya en la edad /Corría desnudo detrás de las langostas/ Agradeciéndole al viento los dones de la Zarza //Cuarenta años de desierto y sin bocado/ No bastan para matar al pequeño cocodrilo” (Cinco contrapuntos para Erasmo de Rotterdam).

Lanzados a una desesperada búsqueda de las esencias olvidadas o perdidas, acaso para siempre, los poemas de Luis Benítez representan, más allá de los símbolos, de las estructuras y de las imágenes, una señal de alarma, acurrucada a los pies de las murallas de la nueva Gomorra contemporánea, que queda a la espera de ser descifrada y entendida a su justo valor.

Christian Tămaș

© Christian Tămaș, 2013

ars longa

Anunțuri

Despre Christian Tamas

Orientalist, Writer, Translator (8 foreign languages: Arabic, French, English, Italian, Spanish, Portuguese, Irish, Catalan), Arts and Humanities Researcher
Acest articol a fost publicat în Argentina, escritores de Argentina, literatura argentina contemporánea, Luis Benítez, Poetas argentinos și etichetat , , , , , , , , , , , , , , , , . Pune un semn de carte cu legătura permanentă.

Lasă un răspuns

Completează mai jos detaliile tale sau dă clic pe un icon pentru a te autentifica:

Logo WordPress.com

Comentezi folosind contul tău WordPress.com. Dezautentificare / Schimbă )

Poză Twitter

Comentezi folosind contul tău Twitter. Dezautentificare / Schimbă )

Fotografie Facebook

Comentezi folosind contul tău Facebook. Dezautentificare / Schimbă )

Fotografie Google+

Comentezi folosind contul tău Google+. Dezautentificare / Schimbă )

Conectare la %s